Faro de Isla Pancha

Faro de Isla Pancha

Este faro, situado en la isla, se construyó en el siglo XIX y empezó a funcionar en 1.859, dejando de hacerlo en 1.984, sustituido por la torre que se construyo a su lado. Me gusta este sitio por lo fotogénico que es. El negro y blanco del faro destaca entre la multitud de colores que le da el mar, el cielo, las nubes, así como las plantas y flores del entorno. Los días de mar fuerte es un verdadero espectáculo ver saltar las olas por entre las rocas, llegando en ocasiones al mismo faro.

Isla Pancha es una pequeña isla de una de las zonas más al norte de Galicia. En la provincia de Lugo, justo en la ría donde desemboca el Río Eo y que sirve de frontera natural entre Galicia y Asturias, esta isla es fiel centinela de la entrada y salida de barcos

La historia del faro de Isla Pancha se remonta a algo más de 150 años. La isla situada muy cerca de tierra donde el imponente faro se encarga de señalar a todo aquel que se dirija a alguno de los refugios pesqueros el camino a seguir. Lo primero que hay que señalar es que hay exactamente 2 faros. El más antiguo, situado sobre un edificio de planta rectangular es el primero que se construyo hace siglo y medio, y donde también vivía el farero que se encargaba de su mantenimiento. Bastantes años después, solo unos casi 30 años atrás, se levantó el que hoy es el principal faro de la isla en funcionamiento, una gran torre de planta circular y alta.

La isla esta tan cerca de la costa gallega que una simple pasarela de metal sirve para comunicarla y permitir el acceso a pie hasta ella. Es por su cercanía que forma parte del municipio de Ribadeo, y está muy cerca del centro de esta ciudad, pudiendo cubrirse la distancia a pie siguiendo el paseo que perfila toda la costa.

La ruta pasa por otros puntos de interés como el Fuerte de San Damián, o O Cargadoiro, donde se puede admirar desde el mirador de madera cercano a él, el Puente de los Santos. Puente que comunica ambas provincias sobre el río Eo desde que su construcción fuera todo un hito histórico que permitía evitar el rodeo hasta Vegadeo para comunicar Asturias y Galicia.

En las inmediaciones del acceso a la Isla , una amplia extensión de césped con merenderos estratégicamente situados permiten disfrutar de un descanso después de la ruta. También se levanta un mirador consistente en un esqueleto de madera que marca el mejor sitio desde el que ver la Isla así como toda la boca de la ría y el lado asturiano de ésta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 6 = once

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>