Los hermosos pueblos del Perigord Blanc, el País del Hombre.

Los hermosos pueblos del Perigord Blanc, el País del Hombre.

Périgord forma parte de la región francesa de Aquitania, a medio camino entre los Pirineos y París. Desconocemos quien, pero alguien tuvo la ocurrencia de dividir la región en colores. Así nos encontramos el Perígord blanco, el rojo, el verde y el negro. Negro por la sombra de los bosques de encina; rojo por sus viñedos; blanco por sus piedras; y verde por sus extensas campiñas.

Conocida también con el País del Hombre, aquí habitaron nuestros predecesores, el Hombre de Cromagnon, el Musteriense y el Magdaleniense, lo que convierte esta región en una de las zonas prehistóricas más importantes de la Tierra. Tras ellos vinieron los romanos (quienes fundaron Vesuna, hoy Périgeux, la capital) y después, visigodos, árabes… En definitiva, una región llena de turbulentas historias de pillajes, guerras y luchas religiosas.

Como la región da mucho de sí y es muy extensa comenzaremos nuestro paseo por Périgord negro.

enPintiplan Montignac

Es aquí donde el hombre empieza su historia, el lugar donde nos encontramos las primeras imágenes de su vida. El lugar del que debemos partir para ir en busca de ese primer testimonio gráfico del hombres es Montignac, desde hay nos acercaremos a las cuevas de Lascaux. Descubiertas en 1940, las pinturas rupestres de Lascaux nos sorprenden con un extraordinario escenario prehistórico por donde desfilan renos, caballos, cuervos…

enPintiplan Lascaux
Desde
Montignac bordeando el río Vézère llegaremos a Le Moustier o Les-Eyzies-de-Tayac, conocido como la Capital Mundial de la Prehistoria a causa de su patrimonio prehistórico único, entre otras muchas cosas nos encontraremos con la grutas más antigua que se conoce, la del Hombre de Cromagnon. En Les Eyzies no podemos dejar de visitar el magnifico Museo Nacional de la Prehistoria.

enPintiplan Les Eyzies de Tayac (7)

La ciudad está llena de numerosas grutas, cuevas y viviendas trogloditas, cuya historia se remonta a más de 28.000 años. Fue aquí, en 1868, durante la construcción de un ferrocarril, que se descubrió una vivienda en la roca que contenía los restos óseos de los primeros Homo sapiens tempranos de la era del Paleolítico Superior Europeo – el hombre de Cro-Magnon. Una de esas aldeas trogloditas que podemos visitar es Roque Saint Christophe.

enPintiplan Les Eyzies de Tayac (6)

Les Eyzies fue a la vez una pequeña aldea vinculada al señorío de Tayac. Durante los siglos octavo y noveno que probablemente tenía una población bastante grande, como lo demuestran las numerosas moradas trogloditas y la presencia de grupos de edificios fortificados contra los invasores Vikingos. Los acantilados están plagadas de elevados puestos de vigilancia conocidos como cluzeaux aeriens, cámaras artificiales cortados en los acantilados de piedra caliza tan alto que nos preguntamos cómo alguien alguna vez pudo subir hasta allí.

enPintiplan Abri Pataud

La Grotte de Font-de-Gaume, a las afueras de Les Eyzies, cuenta con más de 200 pinturas y grabados de bisontes, caballos, mamuts y renos, así como un par de figuras humanas estilizadas. El Abri de Laugerie Basse es otro refugio de piedra conocido por la gran cantidad de herramientas y artefactos que fueron descubiertos en el lugar, incluyendo una escultura de un caballo y otro de una figura femenina.

enPintiplan Les Eyzies de Tayac

En Abri de Cro-Magnon, donde se produjo el famoso descubrimiento de los Cro-Magnon. El refugio del hombre de Cro-Magnon y otros muchos, se han cerrado al público por motivos de conservación.

enPintiplan Chateau Beynac

Disfrutar de la ruta de los Castillos, se dice que hay 1.001, es otra de las posibilidades que nos ofrece esta zona del Périgord negro. No son tan conocidos como los de Loira, ni tan ricos y refinados, pero con una ubicación siempre perfecta, y muchos aun se pueden visitar.

enPintiplan Le Chateau de Hautefort

Desde tiempos remotos los valles de Dordoña y sus afluentes han sido el camino real entre el Limousin y Burdeos. Una zona muy rica, lo que la hacía muy atrayente para los bandoleros. La población de la zona, cansada de tanto asalto y pillaje, necesitaba protegerse. Este es el motivo de por qué por todas partes se ven torreones y pequeñas fortalezas.

enPintiplan - La Roque Gageac

Magnifico el castillo de Hautefort, un poco más al norte de Montignac, con unos preciosos jardines del Renacimiento estilo francés y bellísimas vistas sobre el valle. Salignac, uno de los más antiguos; Monfort, Beynac

enPintiplan Chateau de Salignac

No podemos abandonar la zona sin visitar el pintoresco pueblo de La Roque Gageac, uno de los pueblos más bonitos de Francia, considerado como tal después de Saint Michel y Rocamadur, o las numerosas ‘bastides’ que a lo largo del Dordoña nos esperan.

Las bastides, son unas ciudades construías entre los años 1100 y 1300, durante el largo periodo de hostilidades que siguió al matrimonio, celebrado en 1152, entre Eleonor de Aquitania y Enrique Plantagenet, futuro rey de Inglaterra, y que creó una larga sucesión de enfrentamientos con la corona de Francia. Estos pueblos, con las calles en ángulo recto, con torres de defensa en las cuatro esquinas de la ciudad, nacieron gracias a la colaboración de los campesinos, quienes contribuían a su construcción a cambio de ventajas fiscales y una pequeña propiedad extramuros.

DOMME

De entre todas las bastides destaca Domme, lugar que encarna un perfecto equilibrio entre la Naturaleza y la arquitectura. Domme fue construida en 1280 gracias a la astucia del rey Felipe el Atrevido quien, además, tuvo la ingeniosa idea de acuñar una moneda que solamente tenía valor dentro de la ciudad. El objetivo de las bastides era muy claro: se trataba de construir una pequeña fortaleza autosuficiente en la que poder defenderse ante cualquier ataque.

Otra parada obligatoría antes de irnos es Sarlat, la joya del Périgord negro, una de las ciudades más bellas de Francia.

enPintiplan Sarlat-1

La ciudad de los privilegios que en tiempos le fueron otorgados por la Corona como reconocimiento a su lealtad durante la Guerra de los Cien Años, acoge dos tesoros admirables y dignos de visitar: su conjunto de fachadas (las hay medievales, renacentistas y del siglo XVII) que ha sido reconocido como uno de los más ricos de Francia, y su mercado dominical, el más importante del país en cuanto a compras de foie gras se refiere.
En sus calles, diversas flechas indican los recorridos histórico-turísticos más interesantes de la ciudad. No se las pierda.

enPintiplan Sarlat-3

Durante los meses de Julio y Agosto se celebra en ella un importante festival de teatro que sabe sacar muy buen partido de la excelente escenografía que ofrece la plaza de la catedral en la que se levanta el escenario.

 

Texto originario: Francesc Tur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 + = trece

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>